Sistemas de envío de emails anónimos

por:

Introducción

Que hoy en la Red TODO es rasteable es algo que a estas alturas no deberías desconocer. Los medios de comunicación se han centrado en los últimos meses en los sistemas de espionaje gubernamental encabezados por la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) pero que han seguido al pie de la letra otros muchos gobiernos y servicios de inteligencia.

WikiLeaks no se ha quedado quieto y Edward Snowden también ha hecho pública información y documentación abundante acerca del modo en que gobiernos, servicios de inteligencia y no pocas agencias mitad oficiales y mitad privadas, se dedican de manera masiva al espionaje so pretexto de que cualquiera puede ser un terrorista.

El caso es que el tema comenzó bien temprano, ya en los noventa, cuando algún programa que otro desarrollado por el FBI y los servicios de inteligencia estadounidense se filtró y se hizo famoso porque vulneraba todo derecho a la intimidad, a la libre y privada comunicación interpersonal y a la integridad de la información del individuo. Ese programa que saltó a la fama hace más de década y media se llamaba Carnivor, pero las autoridades parecieron convencer al gran público en general de que se dedicaba exclusivamente al rastreo e interceptación de las comunicaciones online (sobre todo por correo electrónico) de determinados criminales, delincuentes de alto voltaje y terroristas confesos.

email-anonimo

La cosa en estos últimos meses se ha ido de las manos cuando se ha sabido que la NSA, el FBI, la CIA (y no se sabe cuántas siglas más de esta índole) interceptan, archivan y descifran comunicaciones online de medio mundo, en tiempo real, desde los propios nodos de comunicación intercontinental de la Red y de manera inmisericorde, sin que sea necesario permiso judicial al respecto ni, desde luego, sin que las ciudadanos espiados formen parte de ninguna lista de terroristas internacionales.

Tampoco ha ayudado que Gmail, Yahoo, Apple, Hotmail, Facebook y demás animalario, se haya brindado voluntariamente a facilitar datos de sus usuarios a todo tipo de organismos gubernamentales con fines de espionaje masivo.

De modo que, así las cosas, uno se plantea: ¿Quedará aún terra ignota en Internet?; Es decir, ¿Habrá todavía algún reducto “salvaje” de intimidad o de protección al anonimato en un servicio tan común y necesario como el envío de correos electrónicos?

Pues sí… Quedan algunos rincones o guettos a los que acudir, empleados por hackers con mejores o peores intenciones (como siempre, el uso que le des a este tipo de herramientas clandestinas depende de ti) para poder preservar el anonimato total si, puntualmente o de manera regular, necesitas enviar y recibir emails de forma completamente anónima y secreta.

Emails anónimos con Anonymousspeech

Enviar-emails-anonimos

El primero de estos servicios que vamos a analizar hoy se llama ANONYMOUSSPEECH y su punto fuerte (como te van a informar en su página web al acceder) es que tienen sus servidores localizados en Japón, para poderse beneficiar de la legislación de este país que les permite destruir de manera inmediata y constante la información de sus servidores, de modo que no queda rastro de quién usa su servicio de correo electrónico y así pueden garantizar el secretismo y el anonimato de sus usuarios.

De forma que puedes acceder, usar su sistema de correo electrónico web (una cuenta que crearás sólo para ti y para el uso puntual que le quieras dar) y no quedará rastro del remitente de los mensajes. Es decir, serás irrastreable y, además, esta empresa se compromete a no atender las peticiones gubernamentales o judiciales que puedan recibir sobre la información que sus usuarios, a lo que se suma que, directamente, incluso si fueran obligados a facilitar dicha información, tendrían que comunicar que sus servidores son constantemente borrados de contenido almacenado (tal y como hemos mencionado que permite la legislación japonesa al respecto) de modo que no pueden entregar datos de usuarios, envíos, contenidos, destinatarios ni nada de nada…

Así que, ahí tienes un servicio íntegramente entregado a la causa de proteger tus datos, información, uso, contenidos y demás, en caso de que precises utilizar (allá tú para qué) una plataforma online de envío de correos electrónicos secreta, confidencial y anónima.

Pero no nos vamos a quedar sólo en esta opción (ya me conocéis). De manera que, como hoy estoy generoso, os voy a entregar otra plataforma que también se dedica a facilitarte la opción de enviar (y atención, de recibir) correos electrónicos de forma anónima, en la que no aparezcas, seas irrastreable, ilocalizable y no se puedan facilitar tus datos ni a empresas privadas ni a agentes gubernamentales en caso de que sean solicitados.

Emails anónimos con Emilanonimo

Se llama EMAILANONIMO y su funcionamiento es prácticamente idéntico al anteriormente descrito:

  • No facilitan ni atienden requerimientos judiciales, privados o gubernamentales de uso o usuarios de su servicio.
  • En caso de ser obligados por Ley a facilitar estos datos, pueden alegar que eliminan continuamente los datos de sus servidores de modo que no pueden facilitar información alguna porque ya no la poseen.
  • Permiten no sólo enviar sino también recibir correos electrónicos en una cuenta anónima y confidencial.

De manera que ahí lo tienes. Todavía quedan empresas y desarrolladores que se están especializando en dar servicios que protejan tu intimidad, información y actividades en la Red.

A partir de ahí, como todo en lo concerniente a tecnología, tú decidas para qué lo usas o por qué necesitas usarlo. La tecnología, como todo en la vida, es neutra. Son las personas las que deciden el por qué y el para qué del uso de los medios.

The following two tabs change content below.

Alquimista

Hackeando la vida de 8 a 14 horas. Escribo con pseudónimo porque mucho de lo que se escribe debe ser anónimo en materia de seguridad y hacking. Creo en un conocimiento libre, en un pensamiento libre, en un software libre y, en suma, en una mente libre. Década y media de experiencia en materia de hacking y seguridad informática y no informática.

Deja una Respuesta